¿Cómo se aplica la psicosociología en el ambiente laboral?

La psicología tiene muchos campos de aplicación, siendo uno de ellos el ámbito laboral. Si es verdad que en este sentido muchas empresas dicen prestar atención a la salud mental de sus trabajadores, la realidad es que no saben aplicar la psicología al ambiente laboral de forma que ese cumpla con las condiciones para un día a día de paz y armonía.

Por el contrario, si se quiere lograr esto, hay variedad de medidas que se pueden implementar que van desde flexibilidad horaria, personalización en el trato, hasta la posibilidad de que cada trabajador pueda aportar su punto de vista en un espacio abierto.

La psicología en el trabajo

Lo primero que pide la psicología aplicada al trabajo es que las empresas no vean a sus trabajadores como máquinas que cumplen con la función que se les ha dado, no se puede olvidar que estas son personas que pasan gran parte de su día a día en tus oficinas desarrollando su vida en ella, creando conexiones y apegos y que además tienen una vida personal que afecta todo, incluyendo su desempeño en su área laboral.

Tenemos que entender que nuestros trabajadores pasan por tristezas, depresiones, problemas y que ligados a la gestión de tareas, fechas de entrega, el estrés propio del puesto de trabajo, situaciones inesperadas que les exigen una actuación inmediata y adecuada, les pueden generar episodios de ansiedad, enfermedades y otras situaciones que afecten su desempeño.

Esto, a su vez, es muy contraproducente para las empresas ya que les genera costos extras en bajas, permisos, ausencias, etc. Para que imagines de cuanto se trata, estudios realizados por la Unión Europea arrojan que el coste anual que se le imputa al estrés laboral es de aproximadamente 20.000 millones de euros. A esto, también le tendrías que sumar alrededor de 1200 euros al año por cada empleado por otros problemas de salud. Y es que el estrés, según el INE, llega a afectar al 59% de los trabajadores, sobre todo ya que, de acuerdo a  4 de cada 10 trabajadores aseguran que las empresas no tratan de la manera correcta el tema del estrés laboral.

Así, la psicología busca por entender el comportamiento del individuo y aplicarlo de forma general al conocimiento de cómo funcionan las empresas, y la conjunción de las personalidades.

Por ejemplo, el departamento de RR HH usa esta información para gestionar la atracción, selección, desarrollo y mantenimiento de las personas que componen la organización. Por otro lado, el psicólogo laboral se convierte en un pilar fundamental  que tendrá peso sobre todos los procesos del entorno laboral, incluyendo tareas, personas y relaciones, ejerciendo efectos positivos sobre la motivación, percepción, rendimiento, orientación a metas, relaciones de poder, dinámicas grupales, inteligencia emocional, liderazgo, etc.

Así, un psicólogo laboral realiza variedad de actividades enfocadas a entender las necesidades de los trabajadores y permitirles satisfacer las mismas gracias al ambiente de trabajo, por ejemplo, al hacer un diseño adecuado de las tareas, trabajar en la prevención de riesgos psicosociales, en la ergonomía de puestos y en el diseño y desarrollo organizacional, potenciar las relaciones laborales y buscar las herramientas tecnologías que permitan una optimización de las diferentes tareas laborales; por mencionar algunas de sus tareas.

Para la empresa, el psicólogo también será un gran aliado ya que intervendrá en los procesos de atracción y selección de talento, evaluación del rendimiento desarrollo del potencial, planes de igualdad, planes de inclusión y diversidad,  de salida, etc., logrando crear equipos mejor elaborados y cohesionados.

De forma general, también será de ayuda en las relaciones interpersonales entre trabajadores y personal directivo, por ejemplo, al facilitar la comunicación, mantenerles motivados, procurar canales de formación y fortalecimiento, proponer actividades culturales y de entretenimiento, etc.

La idea va a ser crear lo que se conoce hoy en día como empresa saludable. Esta se crea condicionando un espacio de trabajo en donde reine la ergonomía y la salud mental. Incluso, previniendo y atacando problemas que hoy en día están afectando mucho a las empresas como el acoso laboral o moobing. Así, este actuará de la siguiente manera: previniendo las situaciones de acoso, detectando aquellas que se puedan estar dando, e interviniendo de forma inmediata y adecuada dentro de aquellas situaciones comprobadas. Es decir, se encargará de todo lo que competa al bienestar de todos los miembros de la empresa y a que el ambiente laboral esté libre de elementos que atenten contra la salud mental del equipo.

Incluso, los psicólogos tienen un gran impacto a nivel emocional dentro de los equipos de trabajo, pero no de la forma que se cree, prestando atención a lo más emotivo de sus personalidades, sino en como afectan estas emociones dentro de su desempeño laboral y dentro del entorno de trabajo. El psicólogo no podrá hacerles felices, y este no debe ser su objetivo, el objetivo es que se sientan satisfechos y autorrealizaos en su entorno de trabajo y que esto potencia de forma positiva en el entorno laboral, en como contribuye esta persona dentro de su equipo de trabajo y como favorece la realización de los proyectos en los que participa.

El objetivo de la psicología organizacional

Ya hemos detallado muy bien cual es el papel de la psicología dentro de un ambiente laboral pero ahora vamos a  esclarecer su objetivo.

Según los expertos en materia de Sermecon, especialistas en servicios de prevención para empresas, el principal objetivo de la psicología se puede resumir en alinear situaciones del individuo con las de las organizaciones, esto por medio de una variedad de procesos y métodos. Así, podemos ver la participación de estos especialistas de la forma siguiente:

  • Dando consejo. Estos psicólogos, como cualquier otro, están capacitados para dar consejo en cualquier momento, con opiniones útiles e imparciales.
  • Diagnóstico. No obstante, estos también aplicarán métodos de análisis como encuestas, test, y otros, para detectar problemas y retos que estén presentes en el ambiente de trabajo y poder atacarlos de forma grupal o individual.
  • Diseño de soluciones. Por ejemplo, los exámenes psicométricos para que las empresas puedan contratar personal más capacitado y otros que el psicólogo determinará en base a la información recaudada en un diagnóstico previo.
  • Elaboración de estrategias. Estrategias que le sirvan al funcionamiento interior de la empresa y no aquellas de cara a la producción, promoción, ventas o captación de las que se suelen ocupar otros departamentos.
  • Evaluación. Este mismo se ocupará de medir la efectividad de sus estrategias en los resultados de la empresa.
  • Otra actividades como selección y asesoramiento de personal, desarrollo organizacional, coaching, desarrollo de aprendizaje y liderazgo, manejo del empleo y del talento, desarrollo de ambientes de trabajo favorables, salud y bienestar en el ámbito laboral.

Beneficios de la aplicación de la psicología al trabajo

Así una vez hemos entendido el papel y el objetivo de la psicología dentro del entorno laboral, comenzamos a ver que puede conllevar a muchos beneficios para las empresas y sus trabajadores. Para comenzar, está el manejo del estrés laboral, tan popular hoy en día y causante principal de grandes pérdidas en bajas y de descontento en los puestos de trabajo. Y es que este no solo ayudará a los trabajadores a gestionar dicho estrés, sino que buscará encontrar el origen del mismo y de ser competencia de la empresa, aplicar las estrategias para cambiar las disconformidades del entorno y acabar con el problema de raíz.

No obstante, más allá de esto, también hay otros beneficios que podemos obtener, Sermecon nos los cuenta a continuación:

  • Mejora en la productividad de la empresa. Es una realidad que a ninguna empresa se les escapa hoy en día, que un empleado feliz y motivado, es un empleado productivo y que genera buenos resultados. Por eso, las empresas han comenzado a invertir dinero y recursos en crear las condiciones propicias, dentro de lo posible, para que su empelados se mantenga satisfechos y motivados dentro de sus puestos de trabajo. Tener a un especialista en salud mental a su disposición, trabajando en pro de su comodidad, es una forma bastante efectiva de lograrlo.
  • Se trabaja el espíritu de equipo. La satisfacción del empleado en su puesto de trabajo no siempre viene de una buena paga, unas buen condiciones de contrato o un ambiente cómodo para trabajar; muchas veces también viene de un ambiente en el que existan unas buenas relaciones interpersonales y se mantenga un buen espíritu laboral. Recuerda que tu empleado pasará la mayor parte de su vida dentro de tu oficina y que si se desarrolla dentro de un ambiente con baja motivación, competencia y problemas entre los compañeros, esto terminará socavando su espíritu a pesar de lo mucho que pueda ganar y los muchos beneficios que le ofreces. Por el contrario, si trabajas en crear un entorno feliz, te aseguramos que tus empleados siempre estarán contentos de pasar un día más en la oficina.

En conclusión, lo importante es incluir a la psicología como un canal para llegar a la satisfacción física y mental de los trabajadores de la empresa para asegurarnos que nuestro equipo esté trabajando enfocado en la generación de resultados y que estén dispuestos a alcanzar los objetivos de productividad esperados.

Comparte en
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest