Se cuida más de los dientes en las ciudades que en los pueblos

Cuidar de la salud de nuestra boca es una de las grandes prioridades, o al menos debe serlo, de las personas. Sin duda, hablamos de uno de los asuntos que tiene una repercusión mayor a la hora de hacer posible que tengamos un bienestar mayor y que la calidad de nuestra vida sea más alta. Y está claro que ese debe ser uno de los grandes objetivos que persigamos en esta vida. No nos podemos olvidar de unos aspectos tan básicos para nosotros como lo son el cepillado diario de nuestros dientes o la visita anual al dentista.

Sin embargo, debemos comentar que España no ha sido, de manera tradicional, un país que haya destacado por la salud dental de su ciudadanía. Es una verdadera lástima que sea así, pero no cabe la menor duda de que estaríamos mintiendo si defendemos la postura contraria. Tenemos un amplio margen de mejora en lo que respecta a este tipo de salud y tenemos constancia, eso sí, de que una enorme cantidad de profesionales están trabajando muy duro para revertir esa situación a la máxima brevedad posible. Es urgente cumplir con este objetivo porque, como os comentamos, no cabe duda de que de eso depende la calidad de nuestra vida.

Al igual que en Europa hay diferencias en lo que respecta al cuidado de la salud dental, esas diferencias también están presentes en el interior de las fronteras españolas. Así lo apuntan diferentes expertos en materia dental, que aseguran que no se tiene la misma probabilidad de disfrutar de una buena salud dental en Navarra que en Andalucía, por ejemplo. Cuanto más al norte nos vayamos, más opciones tenemos de tener esa salud dental que demandamos. De este cambio de probabilidades habla el presidente del Consejo General de Dentistas en una noticia de la cadena de televisión La Sexta.

La salud dental es una cuestión que, como suele decirse, va por barrios. No es lo idóneo, desde luego, porque debería ser una realidad en todos los lugares ya no solo de España, sino de la Tierra. Pero la realidad de hoy en día no es esa ni mucho menos. La dependencia del lugar en el que nacemos, crecemos y vivimos es demasiada en este sentido y determina si vamos a residir en un entorno que prioriza ese cuidado de los dientes o no. Por desgracia, así es la sociedad en la que vivimos. Al menos por el momento.

Vivir en una ciudad o un pueblo determina también si cuidamos más o menos de nuestros dientes o no. Hay una enorme cantidad de estudios que aseguran que, en las ciudades, es mayor el porcentaje de población que cepilla sus dientes a diario y que acude al dentista al menos una vez al año que en los pueblos. Los profesionales de la clínica dental Recaver así nos lo han comentado, haciendo hincapié que buena parte de su clientela está censada en Valladolid capital y que no son muchas las personas de otros pueblos de la provincia las que demandan sus servicios.

Una sociedad cosmopolita ayuda mucho 

Estamos hablando de una cuestión que viene siendo habitual en España desde hace mucho tiempo. Las ciudades siempre han sido espacios en los que, por regla general, siempre se ha cuidado de los dientes, algo que por desgracia no se puede decir de los pueblos. La sociedad cosmopolita siempre tiene mucho más en cuenta este tipo de cuestiones y lo cierto es que nos gustaría que esta tendencia se entendiera a todos y cada uno de los puntos de la geografía española.

En otros países, la realidad es bien distinta a la que se tiene en España. Los alemanes o los escandinavos suelen cuidar de sus dientes del mismo modo en las ciudades que en los pueblos, y ese es precisamente el objetivo que deberíamos perseguir nosotros. Sin duda, hacer eso posible convertiría a España en uno de los países de referencia en el cuidado dental en lugar de ser una de las naciones que cuenta con un amplio margen de mejora a ese respecto. La diferencia entre una cosa y la otra es bastante grande.

Sabemos que se están dando pasos para conseguir esos propósitos. En los últimos años, todo el mundo ha empezado a escuchar con mucha más atención lo que apuntan los dentistas y también ha crecido la inversión que desde las autoridades públicas se hace para concienciar al respecto de la utilidad que tiene el cuidado de nuestra boca y todas y cada una de las piezas que la componen. Como consecuencia de todo ello, los hábitos han empezado a cambiar y eso es básico para que el conjunto de la ciudadanía de este país empiece a convertirse en todo un ejemplo en lo que a la materia dental se refiere.

 

Comparte en
Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest